Viajar con alergias alimentarias en familia

10 recomendaciones para viajar con alergias alimentarias

Tener vacaciones con alergias alimentarias puede ser complicado si no tomamos precauciones desde antes de decidir el destino a dónde vamos a viajar.

Y si algo tienen las alergias alimentarias es que pueden fastidiarnos los mejores momentos de nuestras vidas: un cumpleaños o una cena de aniversario, por mencionar algunos.

Recordamos como si fuera ayer la primera vez que salimos de vacaciones con nuestra pequeña alérgica. La de novatos que pagamos y de magnitud internacional.

Afortunadamente no hubo episodio que lamentar, pero sí hubo mucha incertidumbre, desinformación y miedo de no poder hacer mucho, solo porque no tuvimos precaución.

Por eso y porque queremos que no pases ningún susto, compartimos 10 recomendaciones para viajar con alergias alimentarias de forma segura.

Recomendaciones para viajar con alergias alimentarias de forma segura

1. Comprueba que el destino es seguro para tu condición

Elige un destino seguro según tu alergia alimentaria

Tener unas vacaciones seguras, depende del destino que elijas. Con lo cual debes comprobar cómo es la alimentación, las tradiciones culinarias y en qué se basa la producción alimentaria del lugar.

Es información básica que te hará sentirte más seguro, por si tienes que comer fuera en algún restaurante o bar o, por si eres más atrvido, te gusta saborear la gastronomía local.

Según tu tipo de alergia puedes tener mayor o menor riesgo, por eso es mejor estar informado.

Por otra parte, es muy recomendable que le preguntes a otros alérgicos si conoces el destino, seguro tienes algún grupo de apoyo o sigues alguna comunidad online que te pueda orientar.

Especial atención con los destinos con idiomas distintos al nuestro: debemos al menos conocer la terminología médica relacionada y, saber de anticipado, cómo expresar la condición de alérgico en el idioma local del país que visitamos.

En este aspecto deberías saber que no todos los países tienen condiciones similares en cuanto a alergias alimentarias, es una situación que depende en gran medida del avance en términos de industrialización alimentaria del país en cuestión y, por su puesto, de las tendencias culinarias.

2. Ten precaución al viajar en avión, tren o barco

Existen restricciones para viajar en avión y llevar alimentos y medicina a bordo.

Cada transporte tiene sus restricciones en cuanto a equipaje y/o medidas de sanitarias y de seguridad a bordo, rutinarios en controles de seguridad para abordar.

Ya sea que viajes en tren, avión o barco deberás informarte sobre cuáles son las restricciones para tu alergia. Así que, ponte en contacto con los operadores del transporte escogido para conocer las políticas de viaje con respecto a llevar contigo la medicación.

También deberás consultar si el menú a bordo está libre de alérgenos alimentarios, en cuyo caso contrario deberás preguntar si es posible traer alimentos preparados.

Si es un bebé el que padece las alergias, en estos casos la alimentación está basada en papillas y/o alimentos líquidos que suelen tener muchas restricciones si el viaje es en avión. Deberás informarte muy bien de las limitaciones en el transporte elegido y ver si hay alguna forma legal aceptada para que puedas llevar su comida a bordo.

Probablemente los operadores de estos servicios podrán informarte si tienes que traer contigo alguna documentación o informe médico, con el cual éstos puedan comprobar la veracidad de tu condición. Tenlo en cuenta para la próxima recomendación.

3. Visita al médico

visita al médico tratante de las alergias
Visitar al médico antes de viajar.

Dependiendo de tu tipo de alergia o gravedad es muy recomendable que antes de viajar visites a tu médico tratante, comentándole tus intenciones de viaje y del lugar a dónde irás de vacaciones.

Es posible que pueda darte alguna precaución adicional y específica para tu alergia, además de facilitarte un informe médico detallado de tu alergia, podrás necesitarlo, por ejemplo, para acceder al avión con tu medicación, como avanzamos en el apartado anterior, o en caso de emergencia para que para que sea valorado por el médico de emergencias que te reciba.

Para esta visita deberás aprovechar de revisar la fecha de caducidad de tus medicamentos, caso especial de la inyección de adrenalina que si está por vencer necesitará una nueva receta para adquirirla. 

4. No olvides la medicación

Kit de emergencia en nuestro equipaje de viaje para unas vacaciones seguras.
KIt de Emergencias o bolso especial para la medicina.

Junto a todo tu equipaje y productos de primera necesidad, también deberás empacar la medicación que necesitas en caso de reacción alérgica, que incluya:

  • Antihistamínico.
  • Inyección de adrenalina.
  • Receta con la prescripción.
  • Herramienta para dispensación: cuchara, inyección, gotero, etc.

Lo mejor es que dispongas de un único bolso como “Kit de Emergencias” para transportar la medicación, que la proteja muy bien de potenciales cambios de temperaturas.

También puedes incluir el informe que te habrá facilitado tu médico tratante, para que tengas todo a la mano en un solo lugar.

5. Revisa la fecha de caducidad de los medicamentos

Revisar la fecha de caducidad de los medicamentos en el empaque.
Es muy importante revisar la fecha de caducidad de los medicamentos contra las alergias.

Parece una recomendación un tanto obvia, pero la verdad es que en casa se suelen caducar los medicamentos sin darnos cuenta.

Es necesario revisarlos de forma rutinaria. Así que irse de viaje es una buena excusa y además podemos estar más seguros allá donde vamos.  

Podrás prevenir si tienes que ir al médico por una nueva prescripción para volver a comprarlos.

6. Incluye las indicaciones de la medicación

Escritorio de médico haciendo una prescripción de medicamentos contra las alergias.
Junto a la prescripción médica tendrás las indicaciones del medicamento.

En el “Kit de emergencias”, que mencionamos anteriormente, es muy importante que incluyas las indicaciones detalladas de cómo suministrar el medicamento en caso de contacto con el alérgeno.

Cuando uno de estos episodios ocurre podemos ponernos muy nerviosos, mejor no improvisar y dejar todas las indicaciones y posología de cada medicamento por escrito, en cuanto al nombre, cantidad a suministrar y cada cuanto tiempo se puede repetir la dosis.

Esta posología también se debe revisar previamente, puesto que si es un bebé o un niño el que padece de alergias habrá crecido y, como consecuencia, la cantidad de medicamento a suministrar puede que también.

7. Teléfonos de emergencia

Número de teléfono de emergencias en caso de viajar con alergias alimentarias y necesitarlo.
112 es el número de emergencias en España.

En nuestra zona de confort, nuestra casa o ciudad, estamos habituados y conocemos los servicios de emergencia sanitaria y cómo contáctarlos.

Cuando salimos de vacaciones, en una situación normal, ni siquiera nos preocupamos por investigarlos, porque asumimos que si estamos sanos ¡nada pasará!

Pero en tema de alergias, como siempre lo decimos, mejor prevenir.

Así que, investiga cuáles son los teléfonos de emergencia y centros sanitarios más cercanos del lugar a dónde irás de vacaciones. Si es posible, investiga si hay alguna unidad especializada de alergias alimentarias.

Puedes anotarlos en letra clara, para que quien los vaya a consultar entienda lo que lee, e incluir esta información en el Kit de Emergencias, junto a la medicina y prescripción.

8. Preservar la medicación

Jarabe antihistamínico para dosificar si hay un episodio de alergias.
Hay que proteger la medicación de los cambios bruscos de temperatura.

Siempre que cargamos la medicación en caso de alergias, tenemos que cuidar y preservar bien el estado de los medicamentos.

En el caso de viajes es especial, porque solemos hacer actividades al aire libre ya sea en el mar o en la montaña, donde nos exponemos a cambios bruscos de temperatura que pueden afectar el estado de los medicamentos.

Protege la medicación de cambios bruscos de temperaturas, atención especial cuando estés a la orilla del mar o caminando por la montaña.

Es recomendable que, por una parte, el bolso que utilices para cargar la medicación sea suficientemente fuerte para sostener el contenido, pero también que pueda preservarla en cuanto a cambios de temperatura.

Y por la otra, que tengas cuidado en la manipulación del Kit de emergencias. Por ejemplo, si estás en el mar a la orilla de la playa, puedes poner el bolso en un lugar sombreado, donde evites tanta exposición y calor solar.

9. Toda la familia debe estar familiarizada con el “Kit de Emergencias

Viajar con alergias alimentarias en familia
Familiares y compañeros de viajes deben saber del “Kit de Emergencias”

En la gran mayoría de casos son las mamis las que están a cargo de la medicación, como consecuencia conocen con certeza el contenido del “kit de emergencias”.

En los de viajes de vacaciones, todos los miembros de la familia y los compañeros de viaje, deben saber que existe un kit de emergencia en caso de episodios de alergias accidentales y tener conocimiento de todo lo que contiene.

Muestre el bolso, su contenido y para qué sirve. Será de mucha utilidad si, por ejemplo, el accidente ocurrió en un instante que mamá se ausentó. Los accidentes ocurren en el momento menos imaginado.

10. Seguro médico

Seguro médico en caso de accidentales episodios de alergias alimentarias en tus vacaciones.
Estar cubiertos con un seguro médico te da tranquilidad.

El seguro médico en cualquiera de los casos es recomendable. Poder tener la tranquilidad de estar asegurado allá donde estés, es la máxima tranquilidad en las vacaciones.

Si viajas dentro de tu mismo país, solo tienes que saber cuáles serán las condiciones de cobertura fuera de tu provincia.

Si tus vacaciones son internacionales, tienes que comprobar qué tipo de cobertura tiene tu aseguradora.

Si vives en España y cuentas con la cobertura sanitaria española, debes saber que puedes además, tener cobertura especial para la Unión Europea, pero deberás hacer un trámite por anticipado para poder garantizarlo.

Disfruta de tus vacaciones que viajar con alergias alimentarias se puede con precaución y ¡sin miedo!

close

Comments are closed.