Espiga de trigo con frase "¿Enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celíaca?"

Diferencias entre la enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten no celíaca

La enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca son diferentes.

Esta es una de las publicaciones que más nos gusta hacer en este blog, porque nos ayuda a poner en negro sobre blanco aquellas dudas que van surgiendo cuando entramos al extenso mundo de las alergias alimentarias.

La enfermedad celíaca (EC) y la sensibilidad al gluten no celíaca (SGNC) tampoco son alergias alimentarias. Las alergias a los alimentos, incluida la alergia al trigo, son condiciones que las personas pueden superar en algún momento de la vida.

Si bien es cierto que en ambas enfermedades el detonante es el gluten, una proteína presente en muchos cereales, la EC y la SGNC tienen muchas diferencias.

Vamos por partes…

¿Qué es la enfermedad celíaca?

Ubicación del intestino delgado en el cuerpo humano
Intestino Delgado

La enfermedad celíaca es un trastorno genético. Cuando la persona consume gluten su sistema inmune responde produciendo anticuerpos que atacan el intestino delgado, destruyendo las vellosidades intestinales.

La enfermedad celíaca no es una alergia o intolerancia alimentaria, es una enfermedad autoinmune.

Puede provocar otros síntomas fuera del sistema digestivo, afectando otros órganos del cuerpo humano. 

Las personas con EC no pueden comer alimentos que contengan gluten, proteína que se encuentra en el trigo, centeno, cebada, triticale y en algunas variedades de avena, y sus derivados.

Puede afectar a niños y adultos. Según la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), la prevalencia en Europa es del 1%, siendo más frecuente en mujeres en una relación de 2:1.

En España, la relación es de uno de cada 71 niños y uno de cada 357 adultos son celíacos.

En la actualidad, no hay medicamentos para tratar la enfermedad celíaca y no existe una cura. Pero los pacientes con enfermedad celíaca pueden llevar una vida normal y saludable siguiendo una dieta estricta libre de gluten y sus prolaminas.

Los celíacos deben evitar todos los productos derivados del trigo, el centeno y la cebada, como los cereales más populares en la mayoría de dietas convencionales.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca afecta a cada persona de manera diferente. Los síntomas pueden presentarse en el sistema digestivo o en otras partes del cuerpo.

Una persona puede tener diarrea y dolor abdominal, mientras que otra puede estar irritable o deprimida. Algunas personas no tienen ningún síntoma.

Los síntomas de la enfermedad celíaca incluyen:

  • Diarrea, estreñimiento, pérdida de peso, dolor abdominal, sensación de plenitud o hinchazón abdominal, gases o acidez estomacal.
  • Fatiga, debilidad, dolor de cabeza y otras quejas no específicas.
  • Ulceras bucales.
  • Afecta el sistema óseo y puede ocasionar osteoporosis, artritis y dolor en las articulaciones y los huesos.
  • En la piel puede ocasionar eccemas, erupción con picores o ampollas, que los médicos denominan como Dermatitis Herpetiforme. 
  • Anemia y hemorragias.
  • En el sistema reproductivo: infertilidad y abortos recurrentes.
  • En el sistema nervioso: neuropatía periférica, depresión, demencia y cambios de comportamiento.

Síntomas en los niños

Los niños con enfermedad celíaca son más propensos a sufrir síntomas estomacales, pudiendo padecer:

  • Inflamación o distención del vientre.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Heces pálidas y malolientes.
  • Vómitos o malestar estomacal.
  • Pérdida de peso.

Si como consecuencia del padecimiento el niño no absorbe los nutrientes que necesita para su común desarrollo, puede tener:

Niña irritable
  • Irritabilidad como uno de los síntomas más comunes en niños, ocasionando cambios de humor.
  • Falta de crecimiento o crecimiento lento y baja estatura, y retraso en la pubertad.
  • Anemia.
  • Daños en el esmalte dental.
  • A nivel neurológico puede ocasionar problemas de aprendizaje o trastorno de déficit de atención (TDAH).

No todas las personas con enfermedad celíaca tendrán estos síntomas. Algunas personas no notan ningún problema, lo que puede dificultar el diagnóstico.

¿Cómo se diagnóstica la celiaquía?

Para diagnosticar la enfermedad celíaca se utilizan dos análisis de sangre:

Enfermera tomando muestra de sangre para análisis
Analítica de sangre
  1. Análisis de sangre: Pruebas de serología que buscan ciertos anticuerpos
  2. Pruebas genéticas para buscar antígenos leucocitarios humanos para descartar la enfermedad celíaca

Si estás a dieta sin gluten, tendrás que dejarla antes de hacerte el test de anticuerpos para que los resultados sean correctos.

Si el análisis de sangre muestra que la persona podría padecer de celiaquía, probablemente necesitará hacer una endoscopia.

Este es un procedimiento en el que se examina el intestino delgado y tomar un poco de tejido para ver si está dañado. Resulta el diagnóstico final, previo al comienzo de una dieta libre de gluten.

Para contribuir con el diagnóstico de esta enfermedad la FACE, con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, presentó en el 2018 un documento a modo de guía con el “Protocolo para el diagnóstico Precoz de la Enfermedad Celíaca” que ha significado un gran avance en la medicina española para el diagnóstico anticipado de la enfermedad.

Tratamiento de la enfermedad celíaca

Hasta ahora no se saben cuáles son las causas precisas de la enfermedad. En estos casos es muy recomendable que la persona que lo padece lleve una dieta estricta libre de gluten.

Dieta sin gluten

Nunca se debe comenzar una dieta sin gluten antes de consultar con un gastroenterólogo.

Si la enfermedad celíaca no mejora después de al menos un año sin gluten, se llama enfermedad celíaca refractaria o no responsiva, consiste en la persistencia de malabsorción y atrofia vellositaria intestinal a pesar de una correcta dieta sin gluten.

Una vez definidos todos los factores más relevantes de la enfermedad celíaca, toca entender de qué va la sensibilidad al gluten no celíaca.

¿Qué es la sensibilidad al gluten no celíaca?

En la Sensibilidad al Gluten No Celíaca (SGNC), se incluyen pacientes que presentan síntomas gastrointestinales y fuera del intestino, que han sido diagnosticados previamente con el síndrome de intestino irritable y han descartado la enfermedad celíaca y alergia al trigo.

Este tipo de pacientes responden muy bien a la dieta libre de gluten.

Síntomas de la sensibilidad al gluten no celíaca

dolor de vientre

Los síntomas en la SGNC pueden ser similares a los de la enfermedad celíaca, pero no está claro cómo puede estar involucrado el sistema inmunológico, debido a que no se producen anticuerpos y no parece haber daño intestinal.

Según Volta, los síntomas más comunes en la SGNC son:

Síntomas gastrointestinales

  • Dolor y distención abdominal.
  • Diarrea
  • Estreñimiento

Síntomas extraintestinales

  • Trastornos mentales que ralentizan el pensamiento y capacidad de razonamiento.
  • Sensación de fatiga, agotamiento, cansancio, falta de energía, pesadez corporal y falta de motivación.
  • Dolores de cabeza.
  • Entumecimiento y hormigueo en brazos y pies.
  • Ánimo depresivo.

Algunos estudios científicos, citan a los oligo, monosacáridos fermentables, di y polioles como los componentes del trigo responsables de los síntomas en la SGNC, en vez del gluten.

La sensibilidad al gluten es una condición desconcertante porque ha sido difícil entender cómo el gluten puede desencadenar tal cantidad de síntomas aparentemente no relacionados.

En cuanto a prevalencia, se estima que la SGNC supera 10 veces a la enfermedad celíaca.

Diagnóstico de la sensibilidad al gluten no celíaco

No hay pruebas de diagnóstico específicas para la sensibilidad al gluten no celíaca.

Algunos investigadores definen la sensibilidad al gluten no celíaco como una mejora de los síntomas cuando se sigue una dieta libre de gluten.

Si experimentas síntomas al comer alimentos que contienen trigo, cebada, centeno o avena y crees que puedes padecer sensibilidad al gluten, es importante que primero descartes la enfermedad celíaca.

No recomendamos que pruebes una dieta sin gluten como primera opción si estás experimentando síntomas, porque esto podría impedir que una prueba de la enfermedad celíaca dé un resultado preciso.

En este aspecto la Asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten de Madrid, manifiesta que para dar con el diagnóstico de paciente sensible al gluten no celíaco se debe al menos:

  • Descartar otras enfermedades con el mismo origen en el trigo, como la enfermedad celíaca y la alergia al trigo.
  • Mantener una dieta libre de gluten de 4 a 6 meses, y haber mejorado en los síntomas.
  • Introducir nuevamente el gluten y reaparecer los síntomas.

Para terminar de aclarar en relación a las enfermedades causadas por el consumo de gluten, te animamos a que leas nuestra publicación sobre la Alergia al Trigo.

Además,  insistimos en la importancia de acudir al médico de cabecera con la finalidad de dar con un diagnóstico más certero de estas y cualquier enfermedad.

close

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*