Alergia a los Mariscos

Bandeja de mariscos en la mesa de un restaurante

La alergia a los mariscos antiguamente estaba asociada a las poblaciones costeras, cuya gastronomía local estaba mayoritariamente constituida por mariscos.

Hoy en día, con la ampliación e industrialización del mercado los frutos del mar, como también se les conoce, se comercializan en distintas zonas geográficas, como consecuencia se ha expandido el fenómeno de las alergias, desconociéndose la naturaleza de su prevalencia.

Los mariscos son alimentos de origen marino destinados con fines gastronómicos, comprendiendo los moluscos (berberechos, calamares, etc) y crustáceos (cangrejo, gambas y lansgotinos, etc). Ver más adelante un listado detallado de éstos.

El marisco es responsable del 8% de las consultas por alergias alimentarias en los alérgologos en España.

¿Qué es la alergia?

La alergia a los alimentos es una reacción que se produce cuando el sistema inmunitario de la persona responde de forma adversa las proteínas presentes en algunos alimentos.

En el caso de la alergia a los mariscos los síntomas pueden presentarse tras el consumo, contacto o manipulación o inhalación del vapor al cocinarlos.

Este tipo de alergia alimentaria puede desarrollarse en cualquier momento de la vida de una persona y puede ser provocada por cualquier marisco que anteriormente se comía sin problemas.

Manejo de la alergia a los mariscos

Las personas con alergia a los mariscos, no necesariamente puede ser alérgicas al pescado. Las proteínas que intervienen en las alergias de ambos animales marinos son diferentes, pudiendo no reaccionar de la misma manera.

De igual manera, una persona que es alérgica a los crustáceos, podría no ser alérgica a los moluscos. Sin embargo, en cualquiera de los casos si sospechas que eres alérgico a algún alimento te recomendamos visitar a tu médico de cabecera y te ayude a diagnosticar mejor tu condición.

Síntomas de la reacción alérgica a los mariscos

hombre tosiendo y agarrándose el pecho (reacción alérgica)

Los síntomas de la reacción alérgica a los mariscos son impredecibles. Su aparición puede ser distinta en cada paciente, pudiéndose presentarse desde minutos hasta 2 horas o mucho después de haber tenido contacto con el alimento, sin necesidad de que haya mostrado algún antecedente adverso previo.

Las reacciones se presentan generalmente con síntomas combinados, con diferente grado de intensidad y gravedad, pudiendo afectar a uno o más órganos.

Los pacientes sensibilizados describen con mayor frecuencia síntomas cutáneos con síndrome de alergia oral, pudiendo incluir:

  • Sensación de hormigueo o picores en la boca.
  • Reacciones cutáneas como picores, urticaria o eccemas.
  • Gastrointestinales como dolores en el abdomen, náuseas, diarrea o vómitos.
  • Respiratorios: congestión nasal, dificultades para respirar o sibilancias.
  • Inflamación de la cara, los labios, la lengua, la garganta, los oídos, los dedos o las manos.
  • Mareos, vértigo o sensación de desmayo.

Alergia al marisco y anafilaxis

Este tipo de alergias pueden producir una reacción grave conocida como anafilaxia o crisis de anafilaxis, que requiere atención médica inmediata y muestran síntomas como:

  • Picores en las plantas de las manos y de los pies.
  • Inflamación de la garganta dificultando la respiración.
  • Taquicardia o pulsaciones cardíacas rápidas.
  • Mareos extremos o pérdida de conciencia.
  • Caída severa de la presión sanguínea (shock).

Proteínas causantes de la alergia

Los mariscos contienen una gran variedad de proteínas de las cuales solo unas pocas son responsables de ocasionar reacciones alérgicas.

Principales alérgenos en los mariscos

  • Tropomiosina presente en los músculos de los mariscos es la responsable de la mayoría de reacciones alérgicas.
  • Arginin-quinasa es otra de las proteínas presentes, pero en menos cantidad.
  • Isomersa triosa fosfato.

Las proteínas alérgicas en los mariscos corresponden a las glicoproteínas hidrosolubles, es decir que son resistentes a los procesos de cocción, manteniendo sus propiedades alérgicas y, además, añadiendo estas propiedades a otros alimentos, utensilios y elementos empleados durante su preparación, como por ejemplo en el agua tras haberlos cocido.

Las proteínas de los mariscos son resistentes a los procesos de cocción.

Cocinando mariscos en una sartén

Clínicamente se ha descubierto que los pacientes alérgicos al marisco en su mayoría están sensibilizados a los ácaros y otros insectos pudiendo ocasionar sensibilización cruzada.

Por otra parte, no existe alergia cruzada entre pescados y mariscos, son alergias independientes.

Más información sobre la alergia al pescado.

Factores de riesgo

  • La exposición que tenga la persona con respecto al alimento, que dependerá de la cultura gastronómica donde reside.
  • Antecedentes familiares de una persona que presenta reacciones alérgicas con una frecuencia anormalmente elevada.

Prevalencias de la alergia a los mariscos

Los mariscos son los responsables del 8% de las consultas por alergias alimentarias en los alergólogos en España, ocupando el sexto lugar entre los alimentos implicados.

Su prevalencia es desconocida, sin embargo, se asocia a las zonas geográficas costeas, a los hábitos alimenticios de ciertas poblaciones y al incremento de la producción, su distribución y mayor consumo a nivel mundial.

¿Cómo se diagnostica la alergia?

Enfermera tomando muestra de sangre para análisis

En el diagnóstico de la alergia al marisco se sigue el mismo protocolo que para otras alergias alimentarias con la supervisión de médicos especialistas.

  • Historia clínica detallada.
  • Prick Test o análisis cutáneo que consiste en una simple prueba de pinchazo en la piel para identificar la alergia a los mariscos.
  • Análisis de sangre o prueba de radioalergosorbencia (RAST), mide la presencia de anticuerpos IgE específicos del marisco.
  • Provocación oral controlada: es una prueba que amerita estricta vigilancia médica, en la que se le van suministrando a la persona pequeñas dosis el alimento causante de la alergia vigilando la reacción que ocasiona.

Tratamiento

La alergia a los mariscos no tiene cura, con lo cual el único tratamiento efectivo es realizando una dieta estricta libre de mariscos y cualquier alimento preparado que lo pueda contener, hasta comprobar con análisis y pruebas la tolerancia individual de cada uno de los crustáceos y moluscos causantes de las reacciones adversas.

Dieta estricta libre de mariscos

Si su alergia a los mariscos es grave, es conveniente que evite todos los mariscos por completo. Además, podría ser necesario evitar zonas y lugares (mercados de alimentos frescos, restaurantes y bares) donde se manipulen o cocinen este tipo de alimentos con la finalidad de evitar episodios molestos.

Su médico también podría recomendarle eliminar el pescado con aletas que, aunque no está relacionado con la sensibilidad a los mariscos, puede dar objeto a la contaminación cruzada por manipulación o cocción.

Nutrientes en los mariscos

Cuando existen este tipo de condiciones en cuyo único tratamiento posible es evitar por completo el alimento, uno de los riesgos y preocupaciones más comunes de los pacientes es cómo puedo suplantar los nutrientes que elimino como consecuencia de la dieta libre de éstos.

Los mariscos son fuentes de Vitaminas, principalmente del grupo B, destacando las B6 y B12. Además de minerales como el hierro, la niacina, selenio y zinc.

Conociéndolos, podremos evitar la falta de nutrientes y sustituirlos:

  • Vitamina B6: carnes magras de vacuno, pollo y de cerdo, arroz, trigo, salvado de trigo, maíz, patatas, aguacate, plátano, espinaca, coliflor, puerro, chile, pimiento, boniato y brócoli, lentejas, soja, habas, altramuces, avellanas, nueces, pistachos, cacahuetes y castañas.
  • Vitamina B12: carnes de vacuno, aves, leche y sus derivados, huevos, y cereales.
  • Hierro: Carnes rojas (hígado), huevps, legumbres como la soja, pasas, anacardos, nueces, avellanas, pistachos, almendras, semillas de calabaza y quinoa.
  • Selenio y Zinc: carnes rojas y de aves, cereales, arroz integral, pan integral, setas, productos lácteos, nueces,  y espárragos.

Medicamentos

Los médicos alergólogos una vez diagnosticada la alergia, suelen prescribir un protocolo detallado de indicaciones sobre qué hacer en caso de ingesta o contacto accidental con el alimento alérgeno.

En caso de reacciones leves, como picores, eccemas o sarpullidos, pueden recomendar la prescripción de algún antihistamínico. 

En caso de reacciones alérgicas más graves, los médicos recomiendan que los pacientes lleven consigo una inyección de epinefrina, medicamento que se administra en caso de reacciones graves como la anafilaxia.

Es muy importante que las personas que sospechen de alguna alergia alimentaria consulten con su médico, con la finalidad de dar con un diagnóstico y posterior tratamiento adecuados.

Listado de mariscos a evitar

Para poder minimizar al máximo todos los riesgos que pudieran estar derivados por la alergia a los mariscos, es importante que tanto los padres, como los cuidadores en el caso de los niños y las personas que la padecen estén familiarizados con la gran diversa de mariscos que existe.

Crustáceos

Langostinos
Langostinos

Abulones, las almejas, berberecho, calamares, caracoles de mar, mejillones, ostras, pulpo, sepia y vieiras.

Moluscos

Bandeja de calamares fitos empanizados.
Calamares fritos

Abulones, las almejas, berberecho, calamares, caracoles de mar, mejillones, ostras, pulpo, sepia y vieiras.

Productos que pueden contener mariscos

Las propiedades nutritivas que tienen los mariscos los hace estar presentes en diversos productos no alimentarios. Dependiendo de las recomendaciones que haya sugerido el médico, puede que los pacientes con este tipo de alergias deban vigilar las etiquetas de estos productos y evitarlos.

Vigilar especialmente productos que pueden contener mariscos

  • Algunos medicamentos prescritos o de venta libre, como las vitaminas, y medicamentos para terapias alternativas. Cada vez que su médico le vaya a prescribir alguno, debería recordar su alergia a los mariscos.
  • Apartado especial para la Glucosamina, utilizada para aliviar dolores como consecuencia de enfermedades reumatológicas como artritis. En el caso de que esté hecha con conchas de algunos mariscos, se recomienda evitar, porque, aunque la proteína causante de la alergia no está en la concha, puede contenerla y es preferible evitar.
  • Algunos productos de estética y cosméticos: lociones, champús, cremas hidratantes corporales, especialmente las cremas faciales.

Contaminación cruzada en la cocina

Como explicamos anteriormente, las proteínas causantes de las reacciones alérgicas en los mariscos son resistentes al calor, ocasionando un potencial riesgo de contaminación cruzada obligando a tener especial cuidado en los procesos de preparación de estos alimentos.

Si has utilizado utensilios de cocina o aceites para el proceso de cocción de algún marisco y quieres utilizar los mismos utensilios para otros alimentos, por ejemplo, gambas y patatas fritas, es muy probable que la proteína del marisco altere los demás alimentos.

Estos rastros del alérgeno pueden ser potencialmente de riesgo y causar una reacción alérgica, por lo que hay que tener cuidado en casa y antes de comer en los restaurantes de mariscos.

La información aquí reseñada tiene fines meramente informativos. Si sospechas que tú o alguna persona puede estar padeciendo algún tipo de alergias alimentarias es muy recomendable acudir al médico.

close