Alergia al huevo: Causas, síntomas y tratamiento

Tres huevos de gallina sobre una mesa de madera.

La alergia al huevo en España es la segunda alergia alimentaria más común, después de la leche.

Los huevos son una importante fuente de proteínas, presente en nuestra dieta habitual. Gracias a su propiedad aglutinante es el ingrediente principal en muchas recetas dulces y saladas.

Los huevos de gallina son tradicionalmente los más consumidos, seguidos de los de codorniz, pato, ganso y avestruz.

También hay huevos de otras especies aptos para consumo: huevas de pescado, huevos de iguana y tortugas (de mar o tierra).

La siguiente información estará centrada en la alergia al huevo de gallina por ser habitualmente el de mayor consumo en la cocina tradicional.

¿Qué es la alergia al huevo?

La alergia al huevo es una reacción adversa que sucede cuando se entra en contacto o se ingiere huevo, o alguna de sus proteínas, y como consecuencia el sistema inmunitario interpreta el alimento como una amenaza, desencadenando mecanismos de defensa en forma de síntomas.

En España es una de las alergias más comunes en lactantes, con una incidencia de 2,4 a 2,6% en los primeros 2 años de vida.

¿Quiénes son más propensos a padecerla?

Niño manipulando huevos para una receta.

Los niños son mucho más propensos a sufrir de alergia al huevo, siendo ésta la segunda patología alimentaria de este tipo que causa más alergias en los niños en España, después de la leche de vaca.

Suele aparecer en lactantes tras la ingesta o primer contacto al huevo, coincidiendo con la edad típica de la primera exposición dietética, sobre los diez meses de vida.

En jóvenes y adultos es menos común que se presenten síntomas de alergia al huevo. Sin embargo, puede aparecer como alergia cruzada por otro tipo de desencadenante.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia al huevo?

Los síntomas de la alergia al huevo pueden aparecer inmediatamente al estar expuesto por contacto, tras minutos cuando se ingiere directamente o hasta pasadas algunas horas de haberlo ingerido, especialmente si el huevo es uno de los componentes del alimento, pero no el principal elemento de una receta.

La gravedad de las reacciones puede ser impredecible, pudiendo variar de un episodio a otro y podría ser potencialmente mortal.

La ingestión de huevo crudo o mal cocido puede desencadenar reacciones clínicas más severas que el huevo bien cocido.

Desde hinchazón o urticaria, como los síntomas más comunes de este tipo de alergias, hasta los que afectan las vías gastrointestinales y respiratorias:

·       Enrojecimiento, hinchazón de piel o urticaria, dermatitis atópica.

·       Picores u hormigueo en la boca y garganta.

·       Síntomas digestivos: Naúseas, vómitos, cólicos o calambres estomacales.

·       Mocos flojos.

·       Opresión en la garganta.

·       Tos o dificultad para respirar.

·       Inflamación de la garganta o de las vías respiratorias.

·       Caída drástica de la presión arterial, o pulso acelerado.

·       Mareos o pérdida de conciencia.

Si sospecha que puede ser alérgico al huevo, vigile especialmente los tres últimos síntomas mencionados, puesto que su reacción puede decantar en un ataque anafiláctico que requerirá de atención urgente y cuidados especiales que se deben prever con anticipación.

En los casos de sospecha, se recomienda que la persona en riesgo visite a su médico, con la finalidad de hacer seguimiento y realizar algunos test que determinen la posible alergia, vigilen los potenciales factores de riesgos que la desencadenan y, especialmente, conocer el protocolo de reacción ante la exposición del alimento alérgeno según la complicación de cada paciente.

Anafilaxia y alergia al huevo

Si los pacientes empiezan a reaccionar con estrechamiento de la garganta, agrandamiento de la lengua o dificultad para respirar, está desencadenando una reacción anafiláctica.

En reacciones tan graves como ésta, el protocolo es administrar epinefrina al paciente para revertir la peligrosa reacción. Por lo tanto, es muy importante que las personas con alergias graves al huevo dispongan una inyección del medicamento.

La anafilaxia en el caso de la alergia al huevo es rara en comparación con otras alergias alimentarias, como la del cacahuete.

Proteínas del huevo que ocasionan la alergia

Según investigaciones realizadas por pediatras de la División de Alergia e Inmunología de la Escuela de Medicina del Monte de Sinaí en Nueva York, se han identificado al menos cinco proteínas en el huevo de gallina doméstica que pueden ser causantes de algún tipo de alergia

  • Ovomucoide
  • Ovoalbúmina
  • Ovotransferrina
  • Conalbúmina
  • Lizonina.

Proteínas de la clara del huevo

Yema de huevo de gallina dentro de su cáscara.

La mayoría de las proteínas alérgicas del huevo de gallina se encuentran en la clara de huevo, entre las que destacan:

  • La ovoalbúmina, como la más abundante, y
  • La ovomucoide, como la más dominante en términos de alergias.

Proteínas de la yema de huevo

Clara y yema de huevo sobre una superficie.

La yema de huevo también contiene proteínas que pueden causar reacciones alérgicas, más a menudo en adultos que en niños.

Las proteínas de la yema de huevo que pueden ser problemáticas son:

  • Livetina
  • Apovitilina
  • Fosvitina

Los alérgicos a una proteína de la clara de huevo pueden generalmente consumir sin problemas la yema de huevo, y los alérgicos a una proteína de la yema de huevo pueden probablemente comer la clara de huevo sin dificultades.

Lo mejor es realizar las pruebas pertinentes para asegurar el tipo de reacciones que puede generar cada paciente.

Factores de riesgos o causas

El consumo o exposición al huevo puede ocasionar hipersensibilidad o reacción al huevo, siendo la principal causa.

Esta reacción puede ser causada por contacto o pequeñas ingestas de huevo, pero además por el consumo de cualquier alimento que lo pueda contener, como una tarta de cumpleaños.

Las personas que suelen reaccionar a los huevos de gallina, podrían hacerlo también a los huevos de oca, pato o pavo.

Los niños con antecedente familiares o personales de enfermedades alérgicas son más propensos a desarrollar y padecer la alergia al huevo, al igual que con otras alergias alimentarias.

Cómo diagnosticar la alergia al huevo

Para determinar un diagnóstico certero de cualquier tipo de alergia, es necesario acudir a un médico y/o alergólogo que pueda hacer una historia clínica del paciente y ver la evolución o involución de la alergia.

Algunos test o análisis clínicos:

Analítica de sangre

Un análisis de sangre puede revelar los niveles de anticuerpos relevantes (IgE específica) en el sistema del paciente en respuesta al alimento.

Prueba Cutánea o prick test

Es una prueba de pinchazo en la piel, donde se expone al paciente al contacto con los principales alérgenos, en este caso del huevo, y se mide por observación visual reacción inflamatoria que se puede generar en respuesta a la exposición.

Pruebas exposición o de provocación oral

Hay algunos casos en que los pacientes pueden presentar una disminución de los síntomas, por leve mejoría en la analítica de sangre o en el prick test, pero no siempre es sinónimo de que ha superado la alergia.

En estos casos, bajo estricta vigilancia médica y en un centro médico, se procede a introducir el alimento al paciente. Se suele suministrar al paciente primero la yema del huevo, por tener menos alérgenos y luego la clara.

Se administra poco a poco el alimento: contacto directo en la piel de los brazos, por ejemplo, y poco a poco en otras partes como la cara, si no hay reacción se puede seguir administrando un poco en los labios, mucosas bucales, hasta la ingesta.

La provocación oral es una prueba que suele tomarse horas, porque se vigila cuidadosamente las reacciones que pudiese desencadenar en el paciente.

La más mínima reacción inflamatoria, tos o cualquier otro potencial síntoma en vías respiratorias se puede proceder a suspender la prueba y postponer a un año vista, en cuyo caso se vuelve a comenzar el protocolo de pruebas: analítica, prick test y provocación oral nuevamente. 

Tratamiento en caso de alergia al huevo o sospecha

La primera recomendación y único tratamiento es evitar todo tipo de exposición al huevo, llevando una dieta estricta libre de huevo, hasta dar con el diagnóstico adecuado.

Vigilar el contenido de todos los alimentos en cuyas etiquetas deberán especificar la presencia de las proteínas del huevo.

Especial vigilancia en aquellos alimentos preparados que parecieran inofensivos, pero que entre sus componentes podrían contener alguna proteína del huevo.

Medicamentos para contrarrestar la reacción

Cuando un médico ha realizado análisis y test previos en la comprobación de alergias en pacientes, puede recomendar un protocolo de actuación en caso de ingerir por equivocación el huevo, que vendrá acompañado de una receta de medicamentos según los síntomas vayan apareciendo.

Antiestamínicos: son medicamentos recetados en caso de cualquier tipo de alérgica. Reducen o bloquean las histaminas, que son las sustancia que libera el organismo ante estímulos que atacan el sistema inmune.

Funcionan para aliviar algunos síntomas, pero no pueden aliviar todos. Es recomendable que un médico prescriba el medicamento y la dosis recomendada en caso de alergia al huevo.

Epinefrina o adrenalina: es unmedicamento que solo se prescribe si el paciente corre el riesgo de tener una reacción grave a huevo como la anafilaxia. Se prescribe estrictamente con receta médica y tras su uso se debe llamar inmediatamente a servicios de emergencias.

¿Qué alimentos contienen huevo?

Tarta de cumpleaños.

El huevo aporta excelentes propiedades en la elaboración de alimentos, convirtiéndolo en uno de los productos más utilizados para la elaboración de recetas en repostería y panadería. Por lo tanto, se recomienda vigilar cuidadosamente los alimentos que se van a consumir.

Es obvio que cualquier alimento con la palabra huevo, clara de huevo, yema de huevo, huevo seco o en polvo, contienen huevo.

Hay que estar alertas y conocer que además, existen otros términos alimentarios que nos dan pistas de lo que contienen, como el prefijo “ovo” que indican la presencia de huevo.

Con la finalidad de contribuir a la vigilancia de los productos alimenticios en cuanto a la alergia al huevo, a modo de referencia citamos algunos alimentos y componentes alimentarios que contienen o pueden contener el huevo entre sus ingredientes.

Palabras que dan señales de que un alimento tiene huevo

Términos como albúmina también hacen referencia al huevo y existen otros como:

Sólidos de huevo seco, huevo seco.Lavado de huevos.Ponche de huevo.
GlobulinaOvoglobulinaOvomucina
Silici albuminate.Simplesse (sustituto de la grasa).

Contenida en la yema

Apovitellin Livetin
Ovovitelia
Ovovitellin
Vitelina

Contenida en la clara

LisozimaOvoalbúmina
Ovomucoidea Ovotransferrina

Alimentos preparados que contienen huevo

No todos los alimentos contienen huevo regularmente, pero se debe estar atento e investigar la lista de ingredientes. Por ejemplo:

Productos horneados: pasteles, galletas, bizcochos, tartas, pretzeles, baggels, pasteles, guisos y otros productos horneados. 

Pastas: la mayoría de pastas frescas se hacen con huevo, vigilar las pastas secas que algunas no lo contienen, pero puede haber contaminación cruzada en la fábrica. Los macarrones pueden contenerlo y los fideos al huevo.

Mayonesa y aderezos para ensaladas: tradicionalmente elaborados con yema de huevo.

Helados: en su mayoría contienen huevo para la elaboración, lo recomendable es revisar los ingredientes del producto o preguntar en la heladería.

Otros alimentos preparados: surimi, mazapán, turrones, malvaviscos, batidos de proteínas, natillas, mezclas para hornear, panqueques, gofres, tostadas francesas, soufflés, natillas, 

Ingredientes que pueden incluir huevo

Otros ingredientes que pueden contener huevo, por lo que hay que contactar con el fabrcante para mayor seguridad:

·       Sabor natural.

·       Aromatización artificial.

·       Lecitina

¿Sabías que algunas vacunas contienen proteínas de huevo?

Existen cuatro vacunas que son consideradas potencialmente problemáticas para las personas alérgicas al huevo. Se trata de las vacunas para la gripe, rubeola, fiebre amarilla, paperas y rabia.

Todas contienen pequeñas cantidades de proteínas del huevo, en diferentes niveles, debido a que se cultivan en huevos o embriones de pollo.

Si padece de este tipo de alergia, se recomienda siempre preguntar a su médico si la vacuna está exenta de huevo, si es el caso podría indicarle alguna alternativa de menor riesgo.  

¿Desaparece la alergia al huevo?

Según la SEICAP (Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica), el 50% de los niños con sensibilización al huevo la supera a los 5 años de vida, y en el 75% de los casos entre los 7 y 9 años.

En otros casos, existen niños que no logran superar la alergia y pasan a tener un riesgo elevado con potencial reacción anafiláctica, cuando ingieren pequeñas cantidades de huevo contenidas de forma oculta en los alimentos.

Cuando el padecimiento aparece en edades adultas, menos común que en niños, se corre el riesgo de tener una alergia cruzada con otro alérgeno empeorando la patología, llegando a no desaparecer nunca.

Toda lo descrito en la presente publicación ha sido redactado con la finalidad de ser un medio meramente informativo.

Si tiene dudas sobre la alergia al huevo o a cualquier otro alimento es recomendable acudir a un médico especialista que ayude en el diagnóstico de la enfermedad.  

close