Alergia a los frutos secos

Frutos secos de Almedras, avellanas, nueces y anacardos.

La alergia a los frutos secos o frutos con cáscara es una de las alergias alimentarias más comunes en adultos y niños. Puede causar anafilaxis, una reacción alérgica grave y potencialmente mortal.

El término general “frutos secos” comprende una serie de nueces, semillas y drupas, derivadas de árboles de diferentes familias botánicas, agrupando a todas aquellas semillas que se encuentran dentro de una cáscara dura externa, y su denominación responde a que están compuestos por menos de 50% de agua.

Son alimentos ricos en grasas, proteínas y oligoelementos, que aportan gran valor energético y, dependiendo del tipo, pueden también aportar minerales, vitamina B y aceites omega 3.

¿Qué es la alergia a los frutos secos?

La alergia a los frutos secos es cuando el sistema inmune de una persona reacciona de forma exagerada a la exposición de los frutos secos, induciendo a una hipersensibilidad mediada por la IgE desencadenando síntomas que pueden variar de leves a mortales.

Si alguna persona es alérgica a algún tipo de fruto seco, tiene más posibilidades de reaccionar a otros tipos. Es por esto que los médicos aconsejan a los pacientes alérgicos a estos alimentos eliminar de su dieta todos los frutos secos.

El cacahuete no es un fruto seco, es una legumbre.

cacahuetes en su cáscara

Además, es aconsejable que se evite el consumo de cacahuete, que, aunque es una legumbre, en el proceso de fabricación y procesamiento puede estar en contacto con otros frutos secos y dar lugar a una alergia cruzada.

Los frutos secos son uno de los principales alérgenos que deben figurar, por estricto reglamento, en las etiquetas de los alimentos envasados que se venden en España y en la Unión Europea.

Síntomas

Para la Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex, cuando se trata de Alergia a los Frutos secos los síntomas pueden aparecer inmediatamente al contacto o hasta 2 horas después de haberse expuesto al alérgeno.

Entre los más comunes se encuentra la aparición de bultos rojos en la piel (urticaria) y otros, tales como:

Mujer rascándose la espalda con urticaria
Urticaria en la espalda
  • Secreción, congestión o goteo nasal.
  • Dolor abdominal, calambres, náuseas y vómitos.
  • Diarrea.
  • Dificultad para tragar.
  • Picores en la boca, la garganta, los ojos, la piel o en cualquier otra área.
  • Congestión nasal o goteo nasal.
  • Dificultad para respirar.
  • Anafilaxis o shock anafiláctico, una reacción potencialmente mortal que afecta a la respiración y puede enviar al cuerpo a un estado de shock, en cuyo caso es imprescindible atención sanitaria de emergencia.

Prevalencias

La prevalencia de la alergia a los frutos secos, según el portal de noticias sobre ciencia Science Direct, es de hasta el 4,9% en todo el mundo. Puede variar según la edad y la zona geográfica.

Almendras y avellanas a granel

En España, por ejemplo, la almendra y las avellanas son los frutos secos que más ocasionan alergias, y en Europa es la Avellana. 

La sensibilización más frecuente a los frutos secos en España es, de menos a más, Piñón (30%), nuez (39%), avellana (76%) y almendras (89%), basado en un estudio realizado por Amat y colaboradores en la Universidad de Barcelona.

Proteínas causantes de la alergia

Cada fruto seco tiene su proteína, como consecuencia existente tantos alérgenos como tipos de frutos secos.

Las proteínas de almacenamiento, responsable del crecimiento de las plantas, son las causantes de las reacciones alérgicas en pacientes sensibilizados.

Como sería extensa la lista de alérgenos en los frutos secos, mencionaremos solo las más importantes según prevalencias de alergias en España:

  • En la almendra, la amandina es la proteína causante de la alergia.
  • En la avellana, el Cor A 1 es el principal alérgeno.

¿Cómo se hace el diagnóstico de la alergia?

Si sospechas que puede padecer alergias a los frutos secos, haga un diario de los síntomas que aparecen cuando entra en contacto con el alérgeno. Visite a su médico de cabecera, quien le hará algunas preguntas sobre las potenciales reacciones alérgicas y puede comentar el historial de sus síntomas.

Para diagnosticar su alergia, el médico puede remitirle a un especialista conocido como alergólogo o inmunólogo clínico.

Existen varios métodos para diagnosticar una alergia. Para probar si una paersona es alérgico el médico especialista podría hacer:

  • Analítica de sangre para determinar si se es alérgico y a cuáles de los frutos secos.
  • Prick test o análisis en piel consiste en suministrar un extracto concentrado de, en este caso, los alérgenos en la piel y esperar si desencadena alguna reacción.
  • Test de provocación en el que se suprimen de la dieta todos los frutos secos o productos que la contengan, para luego introducirlos bajo estricta vigilancia médica.

Un diagnóstico impreciso puede llevar a tratamientos costosos e ineficaces, y a evitar alimentos innecesarios, lo que puede llevar a la malnutrición y al aborrecimiento de los alimentos, especialmente en los niños.

Siempre recomendamos que hable con un médico sobre sus síntomas, que le ayude con el diagnóstico de su alergia alimentaria y las opciones de tratamiento.

Tratamiento

El único tratamiento para las alergias alimentarias es evitar el alimento que causa la alergia y sus derivados.

Para ayudar a evitar los alimentos, las personas con alergias alimentarias deben familiarizarse y sentirse cómodas con la lectura de las etiquetas de los alimentos.

Medicamentos

Tras el diagnóstico realizado por un médico especialista, suelen prescribirse medicamentos que ayudan a minimizar los síntomas y riesgos de reacciones graves.

Medicamentos como antihistamínicos para aquellos síntomas leves de las alergias y, si el paciente corre el riesgo de sufrir alguna reacción alérgica grave conocida como anafilaxis, podrían recetarle adrenalina (epinefrina), en cuyo caso debería tener como norma un protocolo de emergencia de en qué casos utilizarlo y qué hacer a continuación de suministrarlo.

Alimentos y productos que contienen frutos secos

Barras de frutos secos

Los frutos secos pueden ser consumidos como un “snack” solo, como parte de una mezcla de frutos secos, o como un ingrediente en una amplia variedad de platos dulces o salados.

Además, pueden existen diferentes productos alimenticios preparados y envasados que puede que contengan frutos secos. En productos cosméticos, alimentos para mascotas o a través de trazas de frutos secos en las bolsas de las aluvias, como lo veremos más adelante en el listado detallado de productos que los contienen. 

Los cacahuetes que son legumbres, o las semillas, como el girasol o el sésamo no son frutos secos.

Listado de los frutos secos que los alérgicos deben eliminar de su dieta alimentaria:

AlmedrasNuecesNuex de Macadamia
AnacardosNueces de ArgánNuez de Nangai
AvellanasNueces de BrasilNuez de Nogal Americano
CastañasNueces de karitéPecan
CocoNuez de GinkgoPistachos
Hayuco o fruto de la hayaNuez de GinkgoPiñones o nuez de pino, nuez de india, pignoli, pigñola.
NogalNuez de Lichis
Listado de frutos secos

Evitar los alimentos que puedan contener contener trazas de frutos secos, tales como:

  • Nueces artificiales.
  • Extracto de cáscara de nuez negra (saborizante)
  • Gianduja (una mezcla de chocolate y nueces)
  • Litchi/lichee/lychee nut
  • Mazapán/pasta de almendras
  • Extracto de nuez natural (por ejemplo, almendra, nuez – aunque los extractos artificiales son generalmente seguros).
  • Mantequilla de nueces (por ejemplo, mantequilla de anacardo).
  • Mantequilla de cacahuete.
  • Destilados de nueces/extractos alcohólicos.
  • Comida de nueces.
  • Carne de nuez.
  • Leche o bebidas vegetales de frutos secos (por ejemplo, leche de almendras, leche de anacardo, nueces, etc.)
  • Aceites de frutos secos: aceite de nuez, aceite de almendra, etc.
  • Pasta de frutos secos, por ejemplo, pasta de almendras.
  • Pedazos de nueces.
  • Pesto
  • Pasta praliné utilizada usualmente en la elaboración de postres y chocolates.
  • Extracto de cáscara de nuez (saborizante).

Fuentes ocultas de frutos secos

Gracias a las propiedades nutritivas de los frutos secos, está bien extendida su utilización en la preparación de alimentos, en productos de belleza, como ingredientes en algunas cocinas tradicionales y como saborizante en la elaboración de bebidas alcohólicas.

De allí la importancia de que las personas con este tipo de alergia tengan amplio conocimiento de dónde podemos encontrar una fuente oculta con frutos secos y minimizar los riesgos.

Alimentos preparados

Podemos encontrar en una variedad de alimentos envasados dulces o salados, tales como galletas, cereales, barras energéticas, café aromatizado, postres congelados, caramelos, chocolates, salsas marinadas y barbacoas, y algunos fiambres como la mortadela.

Restaurantes

Platos variados comida hindú

Los restaurantes de cocina tradicional china, india, tailandesa, africana y vietnamita, junto a las heladerías y panaderías son sitios de gran riesgo para los alérgicos a los frutos secos.

Incluso no es seguro pedir un plato sin frutos secos, debido a que existe un alto riesgo de contaminación cruzada.

Productos de belleza

Las lociones, los jabones, comésticos y productos para el cuidado de la piel y el cabello a veces suelen utilizar aceites procedentes de frutos secos como la almendra, nueces de argán o avellana.

Revisar cuidadosamente las etiquetas de los productos y si asiste a un centro de tratamientos estéticos informar anticipadamente de su alergia para evitar episodios.

Bebidas alcohólicas

Vaso de ginebra y tónica y limón

Algunas bebidas alcohólicas utilizan como saborizantes frutos secos como almendras o nueces, en tal sentido lo mejor es evitarlas.

Especialmente aquellos cócteles preparados que se suelen servir bares y restaurantes preparados al momentos, porque podrían contener alguna bebida espirituosa o saborizante con base de frutos secos.

Todo el contenido aquí descrito está desarrollado con la única finalidad de ser un medio de difusión e información.

Si sospechas que padeces alergia a los frutos secos o cualquier otra alergia a los alimentos, sugerimos que consultes con tu médico de cabecera o con un especialista. 

close