Alergia al Trigo

Trigo

La Alergia al Trigo no es lo mismo que la celiaquía, ni la sensibilidad al gluten no celíaca.

El trigo es uno de los alimentos que tiene mayor carga nutricional, por ello se utiliza ampliamente en la dieta humana siendo el ingrediente predilecto en la fabricación de harinas, almidones y, como importante ingrediente culinario, en la repostería, pastelería y panadería.

Su grano está compuesto por almidón, fibra, gluten, fitoesteroles y vitamina E.

De entre todos los cereales el trigo es el que más contiene gluten, resultando perjudicial para celíacos, intolerantes y alérgicos.

¿Qué es la alergia al trigo?

La alergia al trigo es una reacción adversa tras la exposición a los alimentos que contienen alguna proteína del trigo, causada por un mecanismo inmunológico.

La reacción alérgica provocada ocurre en el sistema inmunitario tras el consumo o inhalación de trigo.

Cuando una persona con alergia al trigo entra en contacto con éste, su cuerpo lo percibe como una amenaza enviando anticuerpos para atacarlo. Esta respuesta inmunológica puede causar muchos síntomas, algunos de los cuales pueden poner en peligro la vida.

No es lo mismo que la celiaquía, ni la sensibilidad al gluten no celíaca.

La alergia al trigo, aunque es menos común que la enfermedad celíaca, se produce cada vez con más frecuencia. Investigaciones afirman que la alergia a las proteínas del trigo va de un 10 a un 20% de las personas alérgicas a los alimentos. 

Síntomas de la alergia al trigo

Las reacciones alérgicas provocadas por la ingesta de trigo pueden ser, según el intervalo de tiempo entre la ingestión de los alimentos y la aparición de los síntomas, de forma inmediata o luego de varias horas o días de exposición.

Los signos y síntomas de la alergia al trigo se desarrollan comúnmente a los pocos minutos de entrar en contacto con el trigo. Además, se pueden evitar por completo si se lleva un estilo de vida sin trigo.

Los síntomas son similares a los causados por otras alergias alimentarias, tales como:

Hombre con dolor abdominal.
  • Irritación en los ojos, o en la boca y garganta. 
  • Cutáneos: Sarpullido (picores), urticaria o dermatitis atópica.
  • Síntomas gastrointestinales: náuseas, diarrea o vómitos, dolor abdominal.
  • Congestión nasal.
  • Dificultad y problemas para respirar.

En los casos más extremos de alergias al trigo puede causar anafilaxis, el síntoma más grave y puede poner en peligro la vida de la persona alérgica, por lo que necesita servicios médicos inmediatos, en la que precisan inyectar un esteroide llamado epinefrina.

Proteínas presentes en el trigo

Las proteínas del trigo se dividen en dos grupos: la gliadina y la glutenina.

Gliadina

Es una glucoproteína (un carbonato más una proteína) presente en algunos cereales como el trigo, la cebada y el centeno, que pertenece al género Triticum.

La Gliadina es la proteína causante principal de la intolerancia al gluten.

Glutenina

Es un tipo de glutelina presente en mayor cantidad en algunos granos de cereales como el trigo.

Factores de riesgo

A continuación, se detallan algunas situaciones que pudieran aumentar la probabilidad de que una persona sea alérgica al trigo.

El hecho de que una persona tenga uno de los siguientes factores, no significa que esta persona padece la enfermedad. Es preciso acudir a un médico que ayude, a través de un diagnóstico y análisis clínico con pruebas específicas, determinar si se padece o no la enfermedad.

  • Comer cualquier alimento que contenga trigo o derivados.
  • Consumir algún producto que contenga centeno, cebada y avena, debido a que son similares al trigo en cuanto a composición.
  • Antecedentes familiares de algunas alergias alimentarias relacionadas, o al padecimiento de enfermedades como la fiebre del heno o asma.
  • En cuanto a edad, los bebés y niños pequeños tienen mayor riesgo de padecer la alergia. Sin embargo, no se descarta la aparición de la enfermedad en edades adultas, debido a que puede aparecer con una alergia asociada, como a la del polen del césped. 

Es importante que si sospecha que pueda estar padeciendo cualquier tipo de alergia lo comente con su médico de cabecera.

Cómo diagnosticar la alergia al trigo

Para diagnosticar cualquier alergia alimentaria es preciso realizar un diagnóstico con pruebas físicas, un historial médico detallado y algunos exámenes de laboratorio.

Las pruebas diagnósticas pueden incluir:

  • Diario de alimentos: si se sospecha de la alergia al trigo es recomendable hacer un registro detallado de lo que come y cuándo lo hace, haciendo seguimiento de los síntomas que se desencadenan y del tiempo que toman en desarrollarse y desaparecer los síntomas. El médico se lo pedirá.
  • Dieta de eliminación. Luego de acudir al médico, puede recomendarle que elimine el trigo y otros alimentos con alérgenos comunes de su dieta. Bajo la dirección médica, irá agregando alimentos gradualmente y deberá anotar cuando los síntomas vuelvan a aparecer.
  • Prueba cutánea o Skin Prick Test es un método que intenta provocar en la piel la reacción alérgica. Se hacen unos pinchazos en la dermis del paciente, luego se insertan algunas gotas de extractos de proteínas del trigo – generalmente en el antebrazo. Tras pasar algunos minutos, un especialista buscará signos de reacciones alérgicas.

Si el paciente es alérgico suele desarrollar enrojecimiento a modo de bultos rojos o picores, en el lugar de la piel donde la proteína del trigo fue pinchada.

  • Análisis de sangre: un médico de cabecera puede solicitar una analítica de sangre específica con la finalidad de detectar la presencia de anticuerpos causantes de la alergia o de alérgenos comunes al trigo.
  • Prueba de provocación alimentaria: la persona alérgica consume bajo supervisión una pequeña cantidad de cualquier producto que contenga trigo, por ejemplo, pan, y gradualmente aumenta la cantidad, mientras el médico controla para detectar los síntomas de la alergia.

Esta prueba se suele desarrollar una vez se han realizado las pruebas mencionadas anteriormente y bajo estricta vigilancia médica, debido a que los síntomas que desencadenan las alergias pueden diferir de una a otra persona.

Las reacciones pueden ser entre leve, moderadas y hasta las más graves como la anafilaxia (ver apartado de síntomas arriba) que requiere atención médica de urgencia.

Tratamiento principal

El mejor tratamiento para evitar la alergia al trigo es evitar su consumo.

Adoptar un nuevo estilo de vida con una dieta libre de trigo o de cereales relacionados, contribuye sistemáticamente en la calidad de vida de quien la padece.

Hoy en día cada vez es más sencillo mantener una dieta sin trigo, porque es más común encontrar alternativas de productos libres de gluten. 

Medicamentos

Si se ha acudido a un especialista y se ha obtenido un diagnóstico certero de que se sufre de alergia al trigo, el médico le prescribirá según su diagnóstico cuáles son los medicamentos más adecuados.

A modo de información, cuando se padece alergia al trigo los médicos suelen prescribir:

  • Antihistamínicos: utilizados tras el consumo de trigo. Ayudan a controlar la reacción alérgica y para aliviar las molestias que ocasionan.
  • Epinefrina o adrenalina: medicamento que solo se prescribe si el paciente corre el riesgo de tener una reacción grave a la exposición al trigo, como la anafilaxia.

¿Qué alimentos contienen trigo?

Actualmente en el mercado existen millones de productos que entre sus ingredientes contienen harina de trigo.

En algunos casos es fácil detectar su presencia, como por ejemplo los panes y sus derivados. En otros casos es más complicado, como por ejemplos alimentos procesados y listos para consumo, en el que se recomienda estar alertas y revisar muy bien las etiquetas de los productos.

A continuación, un listado de alimentos y productos que contienen o pueden contener trigo, sirva de guía para estar alertas a la presencia de cualquier alérgeno proveniente de las proteínas del trigo.

Panes y cereales

  • Panes de trigo y sus derivados: pan de barra, pan de molde, pan rallado, panes de leche y un largo etcétera muy presente en la dieta tradicional.
  • Galletas saladas en todas sus presentaciones.
  • Tortillas de harina, fajitas.

Postres

  • Pasteles, bollería (magdalenas, cruasanes, donas), bizcochos, tostadas francesas, gofres, panqueques…
  • Galletas dulces en la gran mayoría de sus presentaciones.
  • Pudines empaquetados y mezclas de postres preparados.
  • Sorbetes, helados y conos de helados.
  • Chocolates malteados y cualquier barra de chocolates que contengan cereales.

Bebidas

  • Todas las bebidas en base a cereales, como leche malteada y la avena.  
  • Algunos sustitutos del café.
  • Cervezas.
  • Algunas mezclas instantáneas para bebidas achocolatadas.

Carnes

  • Productos cárnicos como las salchichas, los jamones o los fiambres.
  • Cualquier carne rebozada, empanada o pasada por harinas, tales como los san jacobos, el Cordon Blue, el pastel de carne horneado, algunas hamburguesas.

¡Atención! Fuentes de Trigo ocultas

  • Snacks.
  • Saborizantes naturales.
  • Almidón gelatinizado.
  • Almidón modificado en alimentos.
  • Goma vegetal.
  • Cereales para el desayuno.
  • Pastas, fideos y cualquier otro alimento que contenga sémola de trigo, como el
  • Cuscús.
  • Crema de trigo.
  • Arroz integral.
  • Proteína vegetal hidrolizada.
  • Cualquier alimento que contenga Glutamato Monosódico (GMS) y salsa de soja.

La cebada, la avena, el centeno y el mijo también pueden contener proteínas del trigo.

Las proteínas del trigo están presentes en muchos alimentos preparados, es recomendable leer detalladamente las etiquetas de los productos.

El contenido aquí descrito ha sido realizado con el propósito de ser un medio meramente informativo.

Si sospecha que puede padecer alergia al trigo o a algún otro alimento es recomendable que visite a un médico especialista, con la finalidad de obtener el diagnóstico y tratamiento adecuados.

close